04/04/2014

La Facultad de Ingeniería celebró su 55º Aniversario

                La Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste celebró el pasado 5 de marzo su 55º Aniversario. La impronta comenzó a gestarse allá por 1957, cuando un grupo de ciudadanos chaqueños se animaron a soñar una carrera necesaria e imprescindible para la época, vinculada con el desarrollo de la infraestructura local. Una carrera que permitiera tener profesionales capacitados para los emprendimientos en ciernes. 

                350-080 dumps 1Z0-053 dumps 70-680 dumps MB6-870 dumps

El largo camino para obtener una Escuela de Ingeniería tuvo que superar luchas entre localismos y sectarismos, todos escollos que se fueron salvando a fuerza de convicciones y esfuerzos personales de soñadores y visionarios, de verdaderos pioneros, como el Dr. Arturo Lestani, el Dr. Abraham Jaroslavsky y el Dr. Roberto Gustavo Pisarello Virasoro, el contador Antonio Lezcano y el doctor Antonio Besil, por entonces consejeros superiorer por los alumnos y el ingeniero Emilio García Solá, que en aquella época era consejero superior por los profesores, hoy aún en actividad como profesor  de la Facultad y Director del Departamento de Físico Química, entre tantos otros.

                Todo ese esfuerzo logró las adhesiones necesarias para que el 7 de diciembre de 1957, el Consejo Superior de la UNNE, mediante la Resolución N° 237, cree la Escuela de Ingeniería Civil, teniendo en cuenta los argumentos expuestos por la Junta Promotora Universitaria de la Provincia del Chaco. Sin embargo, todavía no se garantizaba el inicio del funcionamiento de la misma. Ese fue el punto de inflexión para lo que se veía como una nueva lucha para la puesta en marcha de la Facultad. En los meses siguientes a la creación de la Escuela de Ingeniería, los integrantes de aquella Junta Promotora se abocaron a una nueva cruzada: conseguir que durante el ciclo lectivo 1959 iniciara las actividades la Escuela creada. Para ello, esa Junta Promotora comenzó a enviar notas al Gobernador de la época, Anselmo Zoilo Duca, y al Rector interventor de la UNNE, Oberdan Caletti, en las que manifestaban la necesidad de contar en el Chaco con la carrera de Ingeniería.

                Por entonces, la Junta Promotora resaltaba “la necesidad de las actividades de la escuela en cuestión en esta zona, en cuya normal evolución el ingeniero es factor indispensable, pasando luego a la consideración del déficit nacional y universal en materia de técnicos, dado el impulso del adelanto industrial y, en particular, la insuficiencia de escuelas técnicas.” Bajo ese concepto de “necesidad” comienzan a aparecer adhesiones de distintos sectores de la sociedad chaqueña, desde los Centros de Estudiantes que funcionaban entonces, miembros del Consejo Superior, Consejos Profesionales, Centro de Ingenieros, medios de comunicación, Cámara de Comercio, Cámara de Diputados y hasta del propio Gobernador Duca.

                Era previsible el desenlace de la historia. Como corolario de tantos reclamos y solicitudes, el 5 de marzo de 1959, el Consejo Superior de la UNNE dicta la Resolución N° 998, que fuera suscripta por el Profesor Oberdan Caletti, Rector Interventor de la UNNE, y el Dr. Carlos Porta, Secretario General, según la cual se decidía “Autorizar al señor Rector Interventor a poner en funcionamiento este año lectivo el Primer Curso de la Escuela de Ingeniería Civil…”, siendo su primer Director Organizador el Agrimensor Marcos Rodolfo Marangunic.

                Cincuenta y cinco años pasaron de aquel acontecimiento. Más de cinco décadas que pusieron a prueba el temple de los ciudadanos de la nueva provincia y que marcaron a fuego, no sólo a la Universidad, sino a toda la región pues, como se mencionó antes, cada obra o emprendimiento que se ven a diario tienen la impronta de un ingeniero recibido en la Facultad de Ingeniería de la UNNE. Y este es el mejor legado de esos pioneros y visionarios que se pusieron al hombro la tarea de construir los cimientos de nuestro Chaco.